Presentación > Arte > Siglo XIX > Impresionismo >

El neoimpresionismo

     El neoimpresionismo también es conocido con el nombre de divisionismo y puntillismo. En realidad se trata de un impresionismo radical, en cierta manera disidente, que lleva a las últimas consecuencias las teorías científicas sobre el color y la luz de Michel Eugène ChevreulPronunciado /mishel euyén shebrel/. Sin embargo, sus cuadros se diferencian netamente del impresionismo clásico. Vuelve a cobrar importancia el dibujo, que se había abandonado a favor de las manchas de color. Las figuras se hacen geométricas. No se mezclan los colores ni en la paleta ni en el cuadro, sino que se aplican unos junto a otros con pinceladas muy cortas: puntos. Sólo usan los colores primarios y el ojo debe hacer la mezcla. El impresionismo se hace consciente de su técnica. Además, estaba siendo aceptado como un nuevo academicismo. Exponen en el Salón de los Independientes, rechazados por la exposición oficial.

     Los puntillistas vuelven al estudio, ya que sus cuadros requieren una larga elaboración, en ocasiones muy compleja, que no se puede hace en un momento. La obra resultante suele pecar de rigidez y artificialidad. Los temas continúan siendo los típicos del impresionismo, incluso se hace más hincapié en el tiempo de ocio burgués. Como la técnica no permite la espontaneidad, el divisionismo lo practicaron pocos pintores, aunque muchos se interesaron por él.

Los puntillistas

     Georges SeuratPronunciado /yorch serat/ (1859-1891) es quien antes plasma en una obra de arte la nueva técnica. Se caracteriza por la fragmentación de la línea en puntos de color. Sus puntos son extremadamente pequeños. Sus figuras son, básicamente, geométricas. Entre sus obras destacan Una tarde de domingo en la Grande JattePronunciado /grand yat/, Un baño en AsnièresPronunciado /asniers/ y El circo, obra en la que trata de introducir movimiento, aunque resulta muy artificiosa.

     Paul SignacPronunciado /pol siñac/ (1863-1935) es la otra gran figura del divisionismo. Es el gran teórico del puntillismo, escribió De DelacroixPronunciado /delacruás/ al neoimpresionismo, donde expone sus ideas. En sus obras pretende potenciar al máximo la luz, el color y la armonía. La fusión óptica cromática la debe de hacer el espectador. Utiliza pigmentos y colores puros. Da mucha importancia a la composición del cuadro. Entre sus obras destacan El puerto de Saint-Tropez, Mujer ante el espejo, Muchacha empolvándose y Vista del puerto de Marsella.

     Otros pintores que ejercieron este estilo fueron CharlesPronunciado /sharls/ Angrand: Pilas de heno, Henri-Edmond Cross: El puerto de ToulonPronunciado /tulón/, Maximilien LucePronunciado /maximilién lucé/: Calle de Pont-Aven, los belgas Henri Clemens van de Velde y Theodore van RysselberghePronunciado /teodore fan ríselbergue/, y los italianos Gaetano Previati, Daniele Ranzoni y Giovanni Segantini.

Volver


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet