Presentación > Ciencias Sociales > Regímenes políticos > Fascismo >

El ascenso del fascismo

     Durante los años de entreguerras las bandas fascistas actúan como milicias antiobreras en toda Europa.

Italia

     En Italia las bandas de fascistas nacen entre 1914 y 1918, durante la primera guerra mundial. Muchas de ellas eran controladas por Benito Musolini, como la Liga antibolchevique, las Umas, etc. Su estrategia era la de hacer ataques callejeros por sorpresa y reventar manifestaciones.

     Los grupos de fascistas se instalan poco a poco en el poder. En 1920 obtienen el Ministerio de la Guerra, y elaboran un plan para contactar con todos los grupos antisocialistas. En 1922 están perfectamente organizados bajo las órdenes de Musolini y marchan sobre Roma para conquistar el poder, que les es entregado por Víctor Manuel III, en un golpe de Estado incruento. Tiene una alianza con el Ejército para que no intervenga, en el que le conceden amplios poderes. Una vez en el poder, hacen un plebiscito para legitimar su golpe de Estado.

Alemania

     Tras el armisticio florecen en Alemania los grupos antisocialistas, sobre todo después de la fallida revolución de 1920. Se organizan en torno al Partido Nazi. Están más organizados que en otros países, y tienen una ideología predefinida. Cuentan con una sección se asalto, la SA, específicamente violenta. Adolf Hitler es quien controla estos grupos. En 1922 intenta dar un golpe de Estado, pero fracasa y es condenado a la cárcel. Será entonces cuando defina su ideología y escriba Mein kampf. En 1933 gana las elecciones y se asienta en el poder.

     El proletariado no reacciona ante este ascenso del fascismo. Su no intervención está condicionada por ser, en muchos casos, compañeros de clase. Sin embargo, el fascismo está al servicio de la clase dirigente, que tiene la posibilidad de crear un gobierno fuerte que sirva a sus intereses, por eso los fascismos son lanzados al poder.

     Una vez en el poder el proceso es el mismo en todas partes. Se suspenden las libertades y los partidos, pero intentan mantener una apariencia legal cambiando la constitución, aunque luego utilizarán la violencia para imponerla. La pequeña burguesía conquista el poder y el partido se confunde con el Estado. La burguesía capitalista comienza a retirar la confianza a los fascistas cuando empiezan a gobernar, porque ven que sus excesos generan violencia social y existe la posibilidad de una guerra. Además, los fascistas en el poder se ven obligados a llevar a cabo su programa, demagógico, anticapitalista.

     El Estado fascista purga al partido y se transforma en una dictadura militar y policíaca. Pero tampoco olvidan de dónde vienen, y quién les ha apoyado para conquistar el poder. No se puede gobernar en contra de la clase que tiene el poder económico. Además, es de la burguesía de donde vienen los fondos económicos.

     Nunca dejan de tener una base social, gracias a la propaganda y a la demagogia, pero para conseguir sus objetivos es necesario inducir al país a una política exterior expansionista, y al final a una guerra. Sus mayores enemigos no son los partidos de izquierdas, sino la derecha liberal, pues son los competidores directos del electorado y tienen una política económica no intervencionista, a diferencia de ellos. Sin embargo, ponen mucho empeño en destruir el sindicalismo obrero, suprimiendo los sindicatos de clase e imponiendo los sindicatos verticales, la izquierda les quita su fuerza de choque.

Volver


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español

Tweet