Presentación > Historia > Edad Contemporánea > Europa > Revolución industrial >

Crisis y conflictos. 1873: la gran depresión

     Entre 1873 y 1890 tiene lugar una crisis económica que en la época se conoce como la gran depresión. En esta época se quiebra el monopolio industrial inglés al aparecer otros países industrializados que compiten en el mercado internacional. Esta competencia satura el mercado y hace caer los precios de los productos industriales, reduciéndose, así, los beneficios. Además, durante décadas se han venido fabricando los mismos productos, con lo que comienza a haber rendimientos decrecientes.

     En realidad es una crisis del mercado, que debe ser regulado. En esta época el desarrollo industrial es ha extendido a otros países, cuyos productos saturan el mercado. Se dan tensiones inflacionistas, debido a la superproducción, que hacen bajar el precio de los bienes por debajo del coste de producción. Aunque la demanda de mercancías industriales hace aumentar la producción.

     El desarrollo del transporte, sobre todo del ferrocarril, es uno de los grandes negocios del siglo, ya que es necesario crear una nueva infraestructura para generar un mercado nacional. Para poner en marcha estos grandes negocios es necesario el desarrollo del sector financiero, pero también en esta época entran en crisis, a pesar de su auge.

     Con el desarrollo y la expansión de la revolución industrial se agudizan los conflictos sociales. Aparece la sociedad de clases, y los obreros se organizan en sindicatos para reivindicar sus derechos. Son muy comunes los abusos en el trabajo: largas jornadas, trabajo infantil y femenino, condiciones de trabajo insalubres y paro.

     La clase media forja el mito del individualismo y de la posibilidad de hacerse rico por medio del propio trabajo. Tratará de consolidar el sistema en el que prosperan sus pequeños negocios, ya que teme que un cambio les saque del mercado.

     El valor de la fuerza de trabajo baja, debido al aumento de las máquinas, ya que aunque el sueldo nominal de los trabajadores aumente, el valor de las mercancías que puede fabricar es mucho mayor, y su sueldo es proporcionalmente una parte menor del total producido.

     Otra causa de la reducción de beneficios es el aumento nominal de los salarios, gracias a la actividad sindical.

     Además de estas causas, también hay que tener en cuenta que la mayor parte de la producción industrial estaba dirigida a fabricar bienes de equipo para la propia industria y los transportes, y en esta época se ha agotado el mercado, en buena medida.

     La crisis económica hace que los gobiernos vuelvan a tomar medidas proteccionistas para salvaguardar la industria nacional. Vuelven también los privilegios y los monopolios.

     Una de las primeras manifestaciones de la crisis económica es la caída de los precios agrícolas. Pero, también, entran en bancarrota numerosos negocios de inversión, sobre todo en el exterior, las colonias, España o Turquía, por ejemplo.

     Al final del siglo se recuperan las inversiones en maquinaria y transporte, ya que las fábricas se han quedado obsoletas. Además, se reanuda la innovación en productos industriales, centrándose en los bienes de consumo, se hacen grandes fábricas, mayores que las de la primera generación, y se emplea un nuevo sistema de producción en serie, el sistema ford. Esta recuperación se logra, también, gracias al aumento del sector servicios.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet