Presentación > Historia > Epistemología >

El conocimiento histórico

     Resulta más fácil decir qué no es la Historia que definir lo qué es. La Historia no es una ciencia hipotético deductiva que tenga modelos de interpretación que pueda aplicar a priori. La Historia parte de un dato y analiza su comportamiento racional, con lo que deduce la estructura lógica de su método de una manera empírica.

     La Historia ha pasado de ser un relato erudito del pasado a ser una explicación de cómo vivían las sociedades antiguas, que aclara cómo se vive en las sociedades actuales. La Historia es fundamentalmente un instrumento ideológico que permite analizar lo que pasa en nuestro mundo actual. Este instrumento es de vital importancia hoy en día, ya que Internet es un medio de difusión de la información que no está filtrado por nadie, y por lo tanto todos debemos tener una herramienta que nos permita diferenciar entre los mensajes válidos y los que no lo son.

     La Historia no puede crear un cuerpo de leyes ciertas e inmutables que se repitan experimentalmente, no es una ciencia experimental, pero sí es un instrumento para abrir las puertas de un conocimiento del mundo razonado.

     Como cuerpo teórico la Historia comienza con Herodoto y Tucídides. Ambos comprendieron que la Historia era algo más que un relato. Tucídides buscó analogías entre los hechos históricos del pasado y los del presente, formulando su teoría de los ciclos. Pero lo más importante de esto es que la Historia servía para algo, dejaba de ser un cuento y comenzaba a ser interpretación. Sin embargo, hasta el siglo XIX la Historia será fundamentalmente una colección de datos. Se cuentan y explican los hechos de los grandes hombres y las instituciones, y se describen cómo son los pueblos que se conocen.

     Es en el siglo XIX cuando la Historia se constituye como ciencia, con métodos críticos y extendiendo su campo de estudio a la Paleografía, la Numismática, la Arqueología, y muchas otras ciencias auxiliares; de la mano de NiebuhrPronunciado /niébur/ y Ranke. A partir de entonces, la ciencia explicaría los hechos; el esfuerzo de interpretación es lo que dará a la Historia su originalidad. Cuáles son los hechos más importantes, cuáles son los métodos de interpretación, o si se puede hacer una historia general o sólo local y documental es un debate de las distintas escuelas historiográficas, pero todas ellas tratarán de interpretar los hechos del pasado.

     Una concepción atemporal de la Historia es: el conocimiento del pasado humano. Conocimiento, y no narración, aunque la divulgación de ese conocimiento se haga de manera escrita, como un relato. Considerar a la Historia un estudio o una investigación es confundir los fines con los medios. Es conocimiento del pasado, no de las sociedades, ya que se da por hecho que la humanidad vive en sociedad. Y no de los hechos, ya que eso es la realidad. Del pasado humano, ya que nos interesa el hombre en cuanto tal. Para Marx la historia entera no consiste más que en una continua transformación de la naturaleza humana.

     El historiador no pretende revivir los hechos, sino conocerlos; saber cómo fueron cuando eran presente. Es la situación que vivían como presente las personas del pasado lo que nos interesa. Reclús expresa la interrelación entre Geografía e Historia con su frase «la Historia es la Geografía del tiempo y la Geografía es la Historia del espacio». El tiempo pasado no está aislado sino que ha dado sus frutos y tiene consecuencias en el presente.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet