Presentación > Historia > Edad Media > al-Ándalus >

La llegada del islam a la península ibérica

     La expansión islámica se debe a muchas causas, entre las que destacan el impulso conquistador que la religión musulmana dio a los árabes, y el deseo conseguir las riquezas de los países limítrofes, mucho más ricos y avanzados que los nómadas del desierto. La expansión árabe se aprovecha de las infraestructuras viarias que el Imperio romano había dejado en el norte de África y en Asia. Gracias a ellas, conquistan el Imperio persa, Egipto y el norte de África. Desde su creación en el 622 el islam no deja de crecer. A la muerte de Mahoma, en el 632, dominaba media península arábiga, con el califa Abú Bakr (632-634) se somete a toda la península. Con el califa OmarUmar en otras transcripciones (634-644) se conquista el Imperio de los persas sasánidas y Egipto. En el califato de OtmánUtmán en otras transcripciones (644-656) y en el de Alí (656-661) el resto del Imperio sasánida, parte del Imperio bizantino, se llega hasta el Cáucaso y en África se penetra hasta el centro del continente, en el norte. En el 661 llegan al poder los califas omeyas, que continuarán ampliando el territorio en nombre de la Guerra Santa contra los infieles. Entre el 704 y el 715, con el califa ValidWalid en otras transcripciones I, el califato de Damasco llega a su apogeo, conquistan la India y la península ibérica. La invasión del Magreb supone la rápida islamización de los bereberes; tribus nómadas y guerras del desierto que está dispuestas a la expansión.

     La conquista de nuevos territorios estaba dirigida por el califa de Damasco, pero el Magreb quedaba demasiado lejos de la capital como para esperar órdenes de continuar la expansión. En el 710 el valí de África, Muza, ordena a Tarif hacer una incursión en España. Ese mismo año, el don RodrigoRoderico en algunas fuentes es elegido rey en Toledo. El nuevo rey tiene que hacer frente, en el 711, a los nobles vascones, que se rebelan. Mientras tanto, en el sur Tarif inicia la conquista de la península asolando el Campo de Gibraltar. Ese año pasa a la península el ejército bereber de Muza. Las tropas cristianas de Rodrigo y las musulmanas de Muza y Tarif se enfrentan en la batalla de Guadalete, donde muere Rodrigo. En la derrota cristiana colaboran algunos comes visigodos contrarios al rey. La derrota de Guadalete supone la desintegración del reino visigodo, con lo que se deja vía libre para la penetración de los musulmanes en España.

     El avance musulmán por la península es muy rápido, gracias a la indiferencia, o la colaboración, de los comes y los obispos cristianos; e incluso de la población hispanorromana. La campaña de Tarif es rápida y exitosa. En el 711 conquista Córdoba, Toledo y ataca León y Amaya, más de la mitad de la península está bajo su control. En el 712 llega a España Muza, con un ejército árabe, y se suma a la conquista. Caen Sevilla, Mérida, etc. En el 713 toman Murcia y el valle del Ebro. En el 714 invaden el norte de la península, hasta Gijón y Galicia. El avance fue espectacular, con poca o ninguna resistencia por parte de la población hispanorromana, ya que su situación mejoró con respecto a los antiguos señores.

     En el 714, antes de tener consolidada la conquista, Muza es llamado a Damasco para rendir cuentas; donde caerá en desgracia. Sin embargo, deja como valí a su hijo Abd al-AzizAbdelaziz en español tradicional, (714 -716) que continúa y consolida la ocupación. Cuando muere Abdelaziz el califato de Damasco se encuentra en crisis, y los invasores continuaron con su conquista. Cuando era valí al-Hur al-TaqafíAlhur Altaqafí en español tradicional (716-718) los árabes atraviesan los Pirineos, en el 717. El país conquistado por los musulmanes comienza a llamarse al-ÁndalusAlándalus en español tradicional.

     Pelayo huye a Asturias desde Córdoba y organiza la resistencia cristiana en los montes de los Picos de Europa. La tradición sitúa en el 718 la batalla de Covadonga, pero no se produjo hasta el 722, según Claudio Sánchez Albornoz. Las conquistas árabes son imparables y están atacando el corazón del reino franco de Carlos Martel. En el 721 el valí al-SamAlsam en español tradicional toma Narbona y asedia Tolosa, pero es derrotado. En el 722 el valí Anbasa al-KalbíAmbasa Alkalbí en español tradicional envía un ejército mandado por al-QamaAlqama en español tradicional contra Pelayo, que es derrotado en Covadonga. Munusa ha de evacuar Gijón. La conquista continúa, pero comienzan los problemas. En el 730 tienen lugar las primeras revueltas yemenies y las primeras luchas tribales por el asentamiento en la península, lo que ayudó a consolidar el reino de Asturias. En el 732 Abd al-Rahmán al-GafiqiAbderramán Algafiqi en español tradicional ataca Poitiers, pero cae derrotado ante Carlos Martel. Esta derrota significa la detención definitiva de la expansión. Los éxitos militares contra los cristianos disminuyen y los problemas internos aumentan.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet