Presentación > Historia > Prehistoria >

La vivienda en la Prehistoria

    En realidad se sabe muy poco sobre la vivienda prehistórica y es que normalmente se hacían de materiales biodegradables. Se emplearon los recursos que ofrecía la naturaleza. Las más antiguas de las que parece haber restos  son las del Homo erectus. En Tanzania, yacimiento de Olduvai, se han encontrado huellas que sugieren que se refugiaban bajo estructuras hechas de ramas y madera sostenidas por grandes piedras que delimitaban el perímetro. No hay restos de fuego. Este patrón debió ser el más habitual durante la mayor parte del Paleolítico.

    En los países calizos las cuevas ofrecieron, desde el principio, refugio a los grupos humanos. Se documentan desde el Paleolítico hasta el fin del Neolítico. No obstante este es un recurso relativamente escaso, y sólo permite acondicionar la cueva para vivienda o determinados ritos, como el enterramiento, documentado en la sima de los huesos de Atapuerca.

    Los neandertales que llegaron hasta Siberia y a regiones esteparias con pocos árboles, se empleaban los huesos de mamut recubiertos por pieles y delimitados con tierra compacta. Los pueblos nómadas debían tener viviendas ligeras que pudiesen transportar. Normalmente llevarían consigo las pieles de recubrimiento, lo más difícil de encontrar y algún elemento de sustentación central. Si no era posible hacerse con él.

    Ya en el Mesolítico se han encontrado estructuras de piedra que claramente pertenecen a viviendas, como chimeneas y pavimento, lo que sugiere que el resto de la vivienda estaba hecha de elementos orgánicos. En esta época se documenta la vivienda sobre palafitos en poblados construidos muy cerca de las orillas de los ríos y lagos.

    En el Neolítico se generaliza la vivienda artificial y se sitúa en lugares fácilmente defendibles, y que no sean superficie agrícola útil. La agricultura obliga a la sedentarización de la población cerca de los lugares buenos para la agricultura. Suelen ser viviendas de una o dos estancias, de planta circular, elíptica o cuadrada. El muro de cierre suele ser de piedra sin labrar o adobe mientras que la techumbre es de elementos orgánicos, ramas, paja, etc. En las comunidades agrícolas además de vivienda existieron edificios específicos para guardar el grano y la cosecha.
 

Volver
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Se autoriza el uso con licencia GFDL.
Web recomendada Enciclopedia Libre en Español


Tweet